¿Puedo darle espirulina a mi gato y a mi perro? Claro que sí, no solo pueden tomarla sino que deberían hacerlo. Es un complemento nutricional muy recomendado también para caballos, ganado e incluso peces. Contribuye a mejorar su forma física, recuperarse de una operación o mejorar las alergias. Es un alimento muy beneficioso para la salud de tu mejor amigo y aquí te vamos a explicar por qué.

Perro feliz

Una dieta saludable es calidad de vida para tu perro

La espirulina se lleva consumiendo como complemento dietético desde hace más de 50 años (e incluso mucho antes en algunas partes del mundo) ya que cuenta con un perfil nutricional excepcional y muchos compuestos medicinales.

Pero te aviso, igual empiezas dándosela a tu perro y terminas tomándola tú

Es el alimento con mayor cantidad de proteína que existe (entre un 60-70%) y además es proteína vegetal de alta calidad. Lo mejor para nuestros peludos atletas.

La espirulina artesanal, al no estar sometida a altas temperaturas tiene además muchas vitaminas (B1,B2, B5, B12, vit A, vit E, vit K…), ácidos grasos omega 3, antioxidantes y minerales como el hierro o el calcio. Pincha aquí para conocer todas sus propiedades nutricionales.

 

¿Pero es recomendable añadirla a la dieta de nuestros peludos amigos?

A no ser que tu mascota sufra de una enfermedad grave, la espirulina es totalmente segura. De todas formas consulta antes a tu veterinario de confianza antes de introducir este superalimento en su dieta.

Hay muchos estudios que avalan sus efectos beneficiosos en animales domésticos y de granja; e incluso varias marcas de comida para perros y gatos la incluyen como uno de sus ingredientes estrella.

Es probablemente el mejor reconstituyente, tanto para carnívoros como para rumiantes y roedores.

Mejora el rendimiento muscular de los caballos, evita enfermedades en cerdos y ovejas y mejora la reproducción de los peces de piscifactorías… así que, ¡cómo no va ayudar a tu gato!

Los defensores de la dieta BARF también han reconocido sus bondades y la recomiendan como “el mejor complemento para tu perro o gato”.

 

He aquí 10 razones para incluir la espirulina artesanal en la dieta de perros y gatos

 

1. Aumenta la musculatura y el vigor

Pequeños atletas

La espirulina contiene un 65% de proteína de alta calidad, con todos los aminoácidos esenciales, por lo que ayuda a asimilar otras proteínas de la dieta. Además son muy asimilables e incluso los perros o gatos con problemas de asimilación podrán tener acceso a ellas.

Sus ácidos grasos poliinsaturados (omega 3 y 6) ayudan a mantener la salud cardiovascular, indispensable para que puedan pegarse esas carreras y saltos en el jardín.

Si los deportistas de élite la toman, seguro que te puede dar ventajas en vuestras pruebas de agility 😉

2. Antiinflamatorio natural

La espirulina contiene compuestos que reducen la respuesta inflamatoria (el Calcium-Spirulan y la ficocianina) por lo que puede ayudar a paliar las artritis y las inflamaciones articulares del rey de la casa. También tiene un efecto directo sobre inflamaciones intestinales crónicas.

Perfecto como preventivo y como coadyuvante de otros suplementos.

3. La espirulina artesanal es un alimento crudo

Nutrientes en su forma más natural

Acostumbramos a nuestros animales a tomar piensos y alimentos reconstituidos, pero ellos, en realidad, están hechos para consumir una gran proporción de alimentos crudos. Imagínate que nosotros nos alimentaramos siempre con comida prefabricada…

La espirulina artesanal al no estar cocinada, guarda sus nutrientes  intactos y con ellas, sus propiedades; por eso es ideal añadirla al pienso para que puedan tener ese aporte de alimento crudo y natural que necesitan, libre de conservantes y colorantes y con todas las vitaminas y proteínas.

Además en muchos casos es la única oportunidad que tienen de tomar vitaminas en su forma natural, como la A, E, K y grupo B.

 

4. Es un adaptógeno natural

La espirulina contiene triptófano, que interviene en la síntesis de melatonina y ayuda a luchar contra el estrés a la vez que regula el ritmo circadiano, por lo que tu animal de compañía descansará mejor por la noche. Además al ser un reconstituyente alimentario natural, ayuda a nuestras mascotas a reponerse de momentos de estrés o enfermedad.

5. Refuerza el sistema inmune

¡Además les encata tomarla! puedes diluirla en un poco de agua

La ficocianina, su perfil nutricional y el Calcium-spirulan consiguen mejorar y modular la respuesta inmune de los animales, al igual que lo hace con nosotros. En este post te explicamos cómo. Ha demostrado ser eficaz para varios tipos de virus y parece tener un efecto antitumoral. Es ideal para todas las edades, razas y especies.

La ficocianina y el Calcium-Sp han probado tener un efecto antitumoral, inhibiendo la proliferación de células cancerígenas y estimulando el sistema inmune para que sea capaz de reconocerlas y destruirlas. Aquí te explicamos un poco más.

 

6. Un potente antioxidante

La ficocianina, el betacaroteno, la clorofila a y la enzima SOD (superóxido dismutasa) presentes en la espirulina tienen un potente efecto antioxidante, evitando el daño celular y el envejecimiento prematuro al desactivar los radicales libres. Pero ojo, en la espirulina secada a altas temperaturas estos compuestos están oxidados y no son efectivos. Aquí te explicamos por qué.

 

7. Mejora la digestión

Cuidar su alimentación es darle amor de verdad

La espirulina es un organismo unicelular (te lo explicamos aquí) por lo que no forma tejidos complejos como la carne o los vegetales que le damos normalmente a los animales y que luego tienen que romper y digerir para poder asimilar sus nutrientes. Si bien tienen un organismo adaptado a ello, muchos de nuestros peludos compañeros sufren problemas digestivos, por la edad o por alguna dolencia. Así que es mejor darles alimentos fáciles de digerir.

Además es un excelente prebiótico, que favorece la flora intestinal de los animales (y las personas, claro). Recientemente se ha descubierto que las bacterias intestinales juegan un papel muy importante, no solo en la nutrición sino también en la inmunidad. Intestino sano, perro o gato sano.

Un truco: mézclaselo con un poco de yogur o kéfir y así recuperarás su flora intestinal rápidamente después de haber tomado antibióticos.

 

8. Recuperación tras una operación o parto

Ayuda a la recuperación post-operatoria

Tras una intervención quirúrgica o un parto, se suele perder sangre, por eso es importante aumentar la dosis de hierro en la dieta. Y la espirulina tiene mucho hierro y muy biodisponible. Además, le estamos dando un aporte extra de vitaminas frescas y antiinflamatorios naturales para que se recupere lo antes posible.

9. Ayuda a combatir las alergias

Sí, ellos también tienen alergia. Ya sea para alergia estacional, con estornudos y moqueo como nosotros, o alergias alimenticias, la espirulina ayuda a modular la respuesta inmunitaria a la vez que evita la inflamación y la generación de histamina, que es la responsable de los molestos síntomas alérgicos.

 

10. Da fuerza y brillo a su pelo

Pelo fuerte, vaca feliz

Un pelo fuerte y brillante es signo de salud. La espirulina contiene biotina, vitamina E, zinc y betacarotenos, que son compuestos clave en el cuidad de la piel y el pelo de tu mascota.

Y no solo sirve para lucir una lustrosa melena; sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias se sumarán a las vitaminas y le ayudarán a aliviar dermatitis, eccemas y caspa. Además el betacaroteno (provitamina A) juega un papel importante en la salud de los ojos y las mucosas.

Hay muchos complementos alimenticios para la piel y el pelo de los animales, pero sus principios activos suelen ser de origen sintético o están aislados y procesados. No hay nada mejor que tomarlos en su forma natural, sin conservantes, colorantes ni agentes de recubrimiento.

 

Dosis y frecuencia

Hace falta muy poquita cantidad de espirulina para que los reyes de la casa puedan beneficiarse de todas sus bondades. Lo ideal es que preguntes antes a tu veterinario/a pero se suele recomendar un cuarto de cucharadita de espirulina en hebras por cada 5 kg. (unos 2g por cada 5 kg).

Puedes darle una dosis diaria o incluirla solo en periodos concretos, pero añádela poco a poco y  observa cómo son las cacas. Si la acepta bien ve subiendo la dosis hasta los 2g por cada 5kg.

 

Pero todos estos beneficios sólo se encuentran en la espirulina secada a bajas temperaturas, y la dosis es tan baja que un paquete de hebras te durará un montón de tiempo, así que busca siempre la calidad.

¡Si te ha gustado este post, cómpartelo! 🙂

.

.

 

Si te gustaba el gomasio, te vas a enamorar del gomasio con espirulina.

El gomasio es un condimento tradicional japonés que cada vez toma más protagonismo en nuestra mesa. Es muy sabroso, nutritivo y muy fácil de hacer, sólo necesitas 5 minutos. Aquí te enseñamos cómo.

También llamada “sal de sésamo” por su traducción del japonés (goma = sésamo y sio = sal) es un condimento elaborado simplemente a base de semillas de sésamo molidas y un poco de sal marina. Hoy en día lo podemos encontrar en todas las tiendas ecológicas y herbolarios, muchas veces mezclada con alga nori, con sésamo negro o incluso con chili. Aquí te proponemos una mezcl aún mejor: con espirulina.

Cómo se toma

Desayuno de campeones: tostadas de pan de centeno con queso fresco de cabra, aceite de oliva virgen y gomasio con espirulina por encima

Se suele tomar espolvoreada por encima de los platos, de casi cualquiera, para darles un toque salado y de intenso sabor a nueces. Es ideal para ensaladas, sopas, carnes, pescados y como desayuno espolvoreando un poco en la tostada con aceite de oliva y un buen queso de cabra.

Pega con todo, incluso hay quien lo espolvorea sobre su macedonia de fruta. Para gustos, colores… ¡y sabores!

Mucha gente lo usa como sustituto de la sal, porque como tiene más sabor, la proporción de sodio que queda en el plato es menor que si se usara sólo esta y el resultado final consigue engañar un poco al paladar.

Sésamo y espirulina para una dieta sana

El sésamo contiene muchos nutrientes esenciales que complementan cualquier dieta. Contiene  vitaminas del grupo B, vitamina E, grasas poliinsaturadas como el omega 6 y 9, calcio, fósforo, magnesio y proteína vegetal de gran calidad. De hecho muchas dietas vegetarianas incluyen sésamo para conseguir un aporte de calcio y omegas extra. En este blog te cuentan un poco más de este maravilloso alimento.

El condimento perfecto para la ensalada

Como ocurre con todas las semillas, es mejor consumirlas trituradas o molidas, para poder digerirlas y no tirarlas directamente por el retrete. Pero también se sabe, que al molerse y dejarse “al aire”, muchos de sus nutrientes y aceites se van oxidando y al cabo de unos meses pierden propiedades. Por eso lo mejor es consumirlas unas semanas después de haberse triturado.

Por eso te animo a que hagas tu propio gomasio casero, moliendo las semillas y consumiéndolo bien fresco. Solo necesitas una moledora de semillas o de café, o incluso te puedes apañar con una trituradora de cocina de las que se acoplan a la batidora de toda la vida.

La espirulina es un superalimento muy conocido por sus excepcionales propiedades nutricionales y medicinales. Aquí te explicamos algunas. Contiene gran cantidad de proteína de alta calidad, hierro, casi todas las vitaminas y potentes antioxidantes. Refuerza tu sistema inmune y te da vitalidad. Además, como se suele encontrar seca, es el ingrediente perfecto para enriquecer tu gomasio casero. Pero elige siempre espirulina secada a bajas temperaturas, que suele encontrarse en hebras o escamas.

Ya puedes imaginar como queda una combinación de ambos… lo más de lo más.

 

Cómo se hace

Sólo te llevará 5 minutos.

Necesitas:

Sésamo tostado o crudo o negro. Puedes combinar los tres o utilizar solo uno. El sésamo sin tostar suele apelmazar más, por eso recomiendo utilizar el tostado para que quede más seco.

Espirulina en hebras o escamas. Sólo la espirulina artesanal está secada a bajas temperaturas y viene en forma de fideos o hebras. Si usas en polvo te quedará todo manchado. Aquí puedes ver las diferencias entre una y otra.

Sal marina. Mejor natural, sin aditivos. Si prefieres sal de roca o del Himalaya no te cortes, la creatividad es un don.

Un molinillo de semillas o de café o la trituradora de toda la vida. Si te apetece hacer músculos también puedes molerlo a mano con un mortero. De hecho en Japón lo hacen así 🙂

Proporción:

15 cucharadas de sésamo

1 cucharada de espirulina artesanal

1 cucharada de sal marina (si tienes problemas de sodio puedes añadir solo media).

Ingredientes de calidad

En menos de 5 minutos ya tienes tu gomasio con espirulina

 

Moler bien, guardarlo en un frasco al abrigo del aire y la luz y… ¡a disfrutar!

 


 

Déjanos tus recetas en los comentarios, nos encantará ver todas las posibilidades que tiene el gomasio en nuestra cocina.

Si no fuera por las cianobacterias no podrías respirar. Es maravilloso levantarse por la mañana, abrir las ventanas de par en par y dar una gran bocanada de aire fresco. Sentir cómo se llenan los pulmones de ese aire cargado de oxígeno y que luego nutre nuestras células. Podemos estar sin comer más de 40 días, pero no podemos prescindir del oxígeno por más de 3 minutos.

Pero ese preciado oxígeno no siempre estuvo en el aire. Hace muchos, muchos, miles de años, la atmósfera terrestre era muy diferente a la que conocemos ahora.

Representación de la atmósfera primitiva

4.600 millones de años atrás, en la atmósfera de la Tierra primitiva reinaban gases reductores, como el amoníaco, el ácido sulfúrico o el metano. La fuente de energía de los primeros organismos vivos era la luz del sol (fotótrofos) o las reacciones químicas que realizaban con las moléculas que había en el medio (quimiótrofos). Estas bacterias fotótrofas primigenias (foto = luz, trofos = alimento) no generaban oxígeno y utilizaban azufre, para realizar la fotosíntesis. Eran los llamados organismos fotosintéticos anoxigénicos.

Pero de repente, algo ocurrió que lo cambió todo para siempre…

Tímidamente, hace unos 3.600 m. a.,  empezaron a aparecer unos organismos que tenían una forma distinta de realizar la fotosíntesis: en vez de usar azufre, ¡utilizaban agua y generaban oxígeno como producto de desecho!

Al principio eran minoría; pero su revolucionaria forma de alimentarse, resultó ser más eficiente que la de sus coetáneos del azufre, y poco a poco fueron “contaminando” el mar de su preciado producto de desecho, el oxígeno.

Fotografía al microscopio electrónico de cianobacterias

Estos organismos son las cianobacterias, bacterias que reciben su nombre de su carácteristico color verdeazulado (ciano = azul). Los primeros seres que utilizaron la fotosíntesis oxigénica; sí, la que estudiaste en el cole, la que consume CO2 y produce O2, la responsable de toda la vida en el planeta, tal y como lo conocemos. Las responsables de que tú tengas y debas respirar aire para vivir.

La llegada del oxígeno

Al proliferar, la acumulación de oxígeno fue tal, que comenzó a cambiar todo el planeta de forma muy brusca, dando origen a lo que se conoce como La Gran Oxidación, La Catástrofe de Oxígeno, el Holocausto de Oxígeno o la Revolución de Oxígeno. Fue como una explosión de aire fresco, como cuando abres la ventana por la mañana; pero a nivel planetario.

Los desechos (oxígeno) que producía la nueva fotosíntesis fueron tan masivos, que terminaron aniquilando muchas de las antiguas formas de vida y solo sobrevivieron (y evolucionaron) quienes aprendieron a ver ese desecho como una fuente de vida.

El reino vegetal aún no había nacido, no había árboles, ni plantas, ni algas, ni siquiera microalgas, ellos llegaron mucho más tarde, gracias a que las cianobacterias ya habían trazado el camino. Pero la espirulina ya existía…

Las cianobacterias, pese a ser seres unicelulares (compuestos por una única célula) suelen formar colonias, pegándose unas a otras formando filamentos o creando espirales, como la espirulina. Y algunas de ellas, como las del género Azolla, pueden incluso utilizar el nitrógeno de la atmósfera, por eso se utilizan mucho como fertilizante natural.

En este video explican un estudio muy interesante sobre las cianobacterias filamentosas:

 

De hecho son unos seres tan “perfectos” que no han evolucionado desde su temprano origen, es decir, hoy mantienen exactamente el mismo aspecto que tenían hace 3.600 millones de años. Pocos podemos decir que nos conservamos tan bien…

Pero no solo han conservado su aspecto, como no se reproducen sexualmente, no intercambian casi genes entre sí, sino que se “clonan” a sí mismas por bipartición; por eso muchos las consideran inmortales, genéticamente hablando.

Si crees que el roble de casa de tu abuelo lo ha visto todo, espera a ver todo lo que han vivido las cianobacterias:

Algunas especies de cianobacterias

  • Nacieron en la atmósfera reductora primitiva, sobrevivieron y la modificaron.
  • Sobrevivieron a cinco extinciones masivas, dinosaurios incluidos, por supuesto.
  • Vivieron la formación de Pangea y su separación. Cuando todos los continentes estaban unidos ellas ya estaban ahí.
  • Están sobreviviendo a la presencia del ser humano. Que eso es casi peor que el meteorito de los dinosaurios…

 

Esa es la razón por la que podemos encontrar cianobacterias en todos los lugares del planeta, en el océano, en los lagos volcánicos mexicanos o incluso en el desierto del Sáhara. Son los verdaderos nativos del planeta, todo el resto de seres vivos somos unos recién llegados en términos geológicos.

 

¿Y cómo surgieron las plantas?

El reino vegetal surgió un tiempo después, también como organismos unicelulares, como microalgas; flotando en la inmensidad del mar de Tetis como parte del plancton. El plancton vegetal o fitoplancton es primer eslabón y el sustento de toda la cadena trófica de los medios acuáticos. Sin fitoplancton no hay vida. Y también es el responsable de “limpiar” la atmósfera y generar oxígeno. De hecho, el verdadero pulmón del planeta no es el Amazonas, sino los océanos. Así que tenemos que preservar ambos 😉

La teoría del endosimbionte

Según sugiere la teoría del endosimbionte de la conocida bióloga Lynn Margulis, los cloroplastos de las células vegetales (los orgánulos encargados de realizar la fotosíntesis de las plantas) son en realidad una de estas bacterias fotosintéticas que se quedó a vivir dentro de otra célula más grande. Es como si una gran célula, con muchos atributos y capacidades interesantes, pero incapaz de utilizar la energía de sol para crear su propio alimento, se enamorara de una pequeña bacteria, menos agraciada pero que era capaz de realizar la fotosíntesis. Se conocieron, se encantaron, y decidieron comenzar una nueva vida juntas, una dentro de la otra, pero manteniendo su material genético separado. De esa forma la bacteria fotosintética se encargaba de producir energía para la célula que la albergaba y ésta a su vez le daba protección. Es una relación en la que nadie pierde y todos ganan: una simbiosis.

La historia de amor de los endosimbiontes

La espirulina (Arthrospira máxima y A. platensis) es sólo una de las centenares de especies de cianobacterias que habitan nuestro planeta, que al igual que ellas, si lo miras desde lejos, es de un brillante color verdeazulado.

.

.

Cada vez hay más gente que prefiere la espirulina a los complementos nutricionales que produce la industria farmacéutica. La razón es sencilla: su extraordinaria composición hace que sea el alimento más completo conocido. En la Conferencia Mundial de la Alimentación de Naciones Unidas del año 1974 se definía la espirulina como uno de los mejores alimentos para el futuro de la humanidad, aunque mucho antes ya era bien conocida por la civilización azteca, que consumían deshidratada en forma de torta como si fuera un snack.

También la consumen deportistas de alto rendimiento, alpinistas, astronautas y futbolistas…

Corredores de maratón

Si quieres saber más sobre la apasionante historia de la espirulina pincha aquí.

Pero vamos a explicar por qué la ONU habla tan bien de la espirulina:

Con una riqueza en proteínas (65%), hierro, betacaroteno, ácidos gamma linolénico, antioxidantes  y vitaminas (todas menos la vitC) se coloca a la cabeza de los complementos nutricionales. Además, tanto el hierro como sus proteínas son altamente asimilables y su biodisponibilidad es muy elevada (1), lo que la hace el complemento ideal de cualquier dieta.

 

Proteínas

Una de las propiedades más apreciadas de la espirulina es su elevado contenido en proteína. Con más del 60% de proteína completa, es decir con los 8 aminoácidos esenciales y muchos de los no esenciales, la espirulina se pone a la cabeza en contenido proteico, superando incluso a la carne. Por eso es muy popular entre atletas y deportistas que buscan aumentar masa muscular y recuperación rápida tras las competiciones.

Es importante que la espirulina que tomes no esté secada a altas temperaturas, ya que ese procesado (típico de las marcas industriales) desnaturaliza las proteínas y las vitaminas. Si quieres saber cómo interfiere el secado en la calidad de la espirulina pincha aquí.

 

Recuperación y rendimiento muscular

Según el equipo de doctores liderado por Gabriela Gutiérrez-Salmeán, el uso de la espirulina como alimento funcional para combatir la desnutrición se propuso hace décadas, no solo por su elevada concentración proteica, sino también por su perfil de aminoácidos de alto valor biológico (2). De hecho, contiene todos los aminoácidos esenciales y muchos no esenciales, así que complementa tanto una dieta vegetariana como una omnívora y ayuda a la asimilación de la proteína contenida en los alimentos con los que se combina.

Los aminoácidos serían como las cuentas de un collar, y el collar serían la proteína, como hacen falta collares de muchos colores, cuantas más bolitas diferentes tengamos, más collares podremos elaborar en nuestro cuerpo. Las proteínas son el componente estructural principal del cuerpo, tanto para los músculos, como la piel (el colágeno, por ejemplo), el pelo y muchas hormonas y enzimas indispensables para la vida.

Como aminoácidos esenciales encontramos: isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.

La espirulina contiene también diez de los doce aminoácidos no esenciales. “No esenciales” no quiere decir que estos aminoácidos no sean necesarios por el cuerpo, sino que se pueden sintetizar por el propio cuerpo a partir de los esenciales.

Los aminoácidos no esenciales presentes en la espirulina son: alanina, arginina, acido aspártico, cistina, acido glutámico, glicina, histidina, prolina, serina y tirosina.

Pero aparte de contener un elevadísimo porcentaje proteico, el resto de moléculas y nutrientes de la espirulina ayudan a la recuperación muscular, haciendo de ella la aliada perfecta para deportistas de alto rendimiento y para todos aquellos que quieran  mejorar su forma física de forma más rápida y saludable (3).

Es la mejor fuente de proteína vegetal y puede servir como ingrediente para darle un extra de proteínas a tu yogur, a unas barritas energéticas caseras, a la ensalada o tu batido de las mañanas.

 

Vitaminas

La espirulina artesanal, al estar secada a bajas temperaturas conserva todas sus vitaminas, a diferencia de la espirulina “quemada”. Pincha aquí para saber más sobre cómo afecta el método de secado a las propiedades de la espirulina.

Las vitaminas sintéticas son un producto cada vez más demandado

Nuestro oro verde contiene todas las vitaminas excepto la vitamina C, por eso,  y para ayudar a fijar el hierro, se recomienda incluir en la dieta algún cítrico. Mucha gente toma su espirulina con un zumo de naranja o limón por las mañanas.

Beta- caroteno (pro vit. A), B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9, B12, E, I, K. Una joya…

Veamos algunas de las funciones de cada una:

Pro vit A (betacaroteno): importante en la salud de los ojos, piel y mucosas. Antioxidante. Al estar en su forma natural, como betacaroteno, el cuerpo lo transformará en vitamina A según demanda.

B1 (tiamina): formación de colágeno y elastina, por lo tanto es importante para la piel, los tendones, cartílago y músculos.

B2 (riboflavina): ayuda a convertir los alimentos que consumen en energía y es importante para el crecimiento, desarrollo y funcionamiento de las células del organismo.

B3 (niacina): actúa en el metabolismo celular formando parte del coenzima NAD y NADP, que intervienen en el energía celular. Se usa comúnmente para la hipercolesterolemia ya que aumenta el HDL en sangre.

B5 (ác. pantoténico): aumenta la resistencia al cansancio y al estrés, al formar parte de la coenzima CoA. Lucha contra el envejecimiento celular.

B6 (piridoxina): influye en el desarrollo cerebral durante el embarazo y la infancia, al igual que mejora el sistema inmunitario y nervioso. Forma parte de más de 60 cadenas enzimáticas.

B8 (biotina): uno de los suplementos más empleados en el cuidado del pelo (y evitar su caída), de las uñas y la piel, entre otras muchas cosas.

B9 (ác. fólico): beneficia a hombres y mujeres de cualquier edad ya que ayuda al organismo a digerir y a utilizar proteínas, así como a sintetizar proteínas nuevas cuando hacen falta.  Contribuye a controlar la hipertensión, interviene en la formación del sistema nervioso fetal (muy recomendada para embarazadas), palia algunos síntomas asociados a la menopausia.

B12 (cianocobalamina): es una vitamina muy importante para el mantenimiento del sistema nervioso, y pese a estar en muy altas concentraciones en la espirulina, una parte de ella se encuentra en forma inactiva, por lo que no es realmente utilizable (4. Esto deberá tenerse en cuenta por aquellas personas que tengan una carencia diagnosticada de dicha vitamina. Para el resto, es una fuente de B12 que se suma a la de muchos otros alimentos.

Vit E (α-tocoferol): potente antioxidante muy útil para evitar el envejecimiento prematuro de las células. Implicada también en muchos procesos metabólicos de la piel, las mucosas y los ojos.

Vit K (fitomenadiona): conocida por su papel imprescindible en la coagulación de la sangre y en la producción de osteocalcina (hormona encargada de mantener los huesos fuertes y sanos). La K1 se encuentra solo en vegetales de hoja verde, de ahí su prefijo –fito.

Su equilibrado contenido en vitaminas es muy eficaz para paliar la temida astenia primaveral (cansancio repentino que padecemos todos al llegar de nuevo el buen tiempo), para ayudar a la recuperación post operatoria o para mejorar condiciones de malnutrición en niños, ancianos o personas con problemas de asimilación (4).

 

Ácidos grasos esenciales

Sólo existen dos ácidos grasos esenciales para el ser humano: el α-linolénico (18:3ω-3) y el linoleico (18:2ω-6). Eso significa que si los incorporamos a nuestra dieta, el organismo es capaz de sintetizar el resto de ácidos grasos que necesita. Por eso se denominan “esenciales”, al igual que ocurre con los aminoácidos esenciales que se han mencionado anteriormente (5).

Pues bien, la espirulina contiene, entre otros:

Ácido oléico: también presente en el aceite de oliva tan típico de nuestra cultura mediterránea. Ayuda a regular la hipercolesterolemia y previene la arterioesclerosis.

Ácido α-linolénico (omega 3): reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, aumenta el rendimiento deportivo, reduce los estados inflamatorios, mejora los eczemas y dermatitis en general.

Ácido linoleico (omega 6): importantes para regular la producción de energía, así como la salud ósea, de la piel y el cabello.

De hecho, los omega 3 y 6 inhiben la producción de las prostaglandinas inflamatorias y estimulan la producción de prostaglandinas de la serie 1 y 3 (PGE1 y PGE3), que tienen efecto antiinflamatorio, vasodilatador y antiagregante plaquetario. De esta forma es como disminuyen el riesgo de trombosis (6).

Los ác. grasos esenciales previenen enfermedades del sistema nervioso

 

Pigmentos antioxidantes

Ficocianina

Probablemente el pigmento más conocido y demandado de la espirulina. Es un pigmento exclusivo de las cianobacterias, ningún otro organismo lo produce, y es el responsable de su característico tono verde azulado (el verde de la clorofila más el azul de la ficocianina) y de muchas de sus propiedades medicinales. Forma parte de los pigmentos fotosintéticos de la espirulina y se activa con longitudes de onda en el espectro del rojo, típicas del amanecer y el atardecer.

Ha resultado ser un potente antioxidante, mucho más eficaz que muchos otros conocidos, con propiedades antiinflamatorias, neuroprotectoras y hepatoprotectoras (7). Además es uno de los compuestos clave para reforzar el sistema inmune.

Muchos de los cultivos extensivos de espirulina tienen como único fin la producción de ficocianina, que luego se extrae y se vende por separado a precio de oro (oro azul) porque lo vale. Los pigmentos azules alimentarios son muy difíciles de encontrar en la naturaleza y ha sido uno de los motivos por los que se han realizado tantos estudios científicos al respecto. Como este tema da para un post entero, no me voy a extender mucho.

Clorofila

Un pigmento mucho más conocido y abundante, propio de casi todos los organismos fotosintéticos de la Tierra.

La clorofila es el pigmento fotosintético por excelencia

Otro conocido antioxidante, depurativo, alcalinizante… en fin, no puede faltar en tu dieta. Además es donde se almacena casi todo el nitrógeno y hierro de la espirulina.

El equipo de investigadores del doctor y profesor de la Universidad de Carolina del Norte, Mario Ferruzzi, demostró una relación entre la capacidad antioxidante y antimutagénica de la clorofila y la disminución de la incidencia de cáncer (8).

 

Minerales

Hierro

Su elevado contenido en hierro altamente asimilable es una de las razones por las que se consume espirulina. Muchos médicos aconsejan tomarla para reponerse de un post-operatorio, de un parto o a personas con anemia crónica o aguda. También los deportistas necesitan llevar todo el oxígeno posible a sus células, y sin una buena cantidad de hierro en la dieta esto no sería posible.

Recientes estudios (9) revelan que puede dar muy buenos resultados para tratar la anemia en ancianos, que además, suelen tener problemas de digestión y asimilación.

El hierro presente en la espirulina no es hierro hemo (como el de la carne), pero presenta una elevada biodisponibilidad. Es decir, se absorbe y asimila muy bien. Además, no provoca los indeseables síntomas de los suplementos de hierro que venden en las farmacias, ni produce el efecto oxidante de la porfirina presente en la carne roja (asociada al cáncer de colon).

Si quieres saber más sobre anemia y espirulina pincha aquí.

 

Unos huesos sanos y fuertes son calidad de vida.

Otros minerales

Fósforo, calcio, cobre, magnesio, magnaneso, potasio, selenio y zinc… ¡Súper

remineralizante!

La vitamina K presente en la espirulina, sumada a la vitamina D que sintetizamos al tomar el sol, hacen que el calcio y el fósforo se fijen mejor en los huesos.

El selenio y el zinc intervienen en la respuesta inmune y en el metabolismo general, por lo que con una dieta equilibrada a la que le añadimos de 4 a 6 g de espirulina al día, tendremos todos los nutrientes necesarios para tener unos huesos sanos y fuertes por más tiempo.

 

 

Enzimas

La espirulina artesanal, al estar secada a bajas temperaturas, contiene sus enzimas intactas y funcionales; cosa que no ocurre cuando éstas se desnaturalizan (se rompen) con el secado industrial.

La más importante, sin duda es la superóxido dismutasa (SOD). Un potente antioxidante que elimina los radicales libres y previene el envejecimiento prematuro celular, ciertos tipos de cáncer y otras patologías (10). Si quieres saber más sobre los beneficios de la espirulina en tu sistema inmune pincha aquí.

Fibra soluble

La fibra soluble funciona como un excelente prebiótico. Esto significa que promueve el crecimiento de la flora intestinal. Las bacterias beneficiosas de tu intestino se alimentan, mayoritariamente de fibra soluble, no te roban la comida, ni mucho menos. Al consumir espirulina artesanal, estarás mejorando la calidad de vida de estos bichitos tan importantes y que nos aportan tanto. Mejorarás tu salud intestinal, regularás la frecuencia en ir al baño y estarás previniendo enfermedades crónicas.

 

¿Todo eso tiene la espirulina?

Todo eso y mucho más, que iremos añadiendo de forma más detallada en próximas entradas del blog.

Si eres una persona curiosa y has buscado en varios lugares la composición nutricional exacta de la espirulina, te habrás dado cuenta de que varía muchísimo según una fuente u otra. En un lugar pone que tiene un 5% de carbohidratos, mientras que en otro pone un 20%.  ¿Pero cómo es posible? Te preguntarás…

La explicación es sencilla: su composición varía en función de cómo se cultive, en qué momento del día se recolecte y en qué momento del año. Por ejemplo la cantidad de ficocianina puede variar entre un 5% en una espirulina industrial y un 25% en espirulina de alta calidad recogida a horas tempranas de la mañana.

Por eso lo ideal es asegurarse de que la espirulina que compras es de buena calidad y se ha cuidado su producción, recogida y secado. Muchas marcas industriales ponen valores nutricionales estándar, pero no son los que se encuentran realmente en su producto porque no se están obligados a hacerlo (es una de las muchas trampas de los etiquetados). Te recomiendo conocer a la productora o productor antes de lanzarte a comprar espirulina.

Así que mira bien de dónde viene tu espirulina y ¡¡elige la calidad que mereces!!

 


(1) Iron Bioavailability From Spirulina (Arthrospira Platensis) And Its Interactions With Other Dietary Factors In Vitro And In Vivo. Loh, Su Peng et al. 2004.

(2) Nutritional and toxicological aspects of Spirulina (Arthrospira). Gabriela Gutiérrez-Salmeán et al. Nutrición Hospitalaria, 2015; 32(1):34-40.

(3) Chemical composition and nutritional evaluation of some natural and commercial food products based on Spirulina. L. Campanella et al. Analusis, 1999, nº 27, pág. 533-540

(4) Pseudovitamin B12 Is the Predominant Cobamide of an Algal Health Food, Spirulina Tablets. F. Watanabe, 1999.

(5) Fatty Acid Profile of Spirulina platensis Used as a Food Supplement. H. Diraman, 2009

(6) https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-acidos-grasos-esenciales-13073447

(7) C-Phycocyanin: A Biliprotein with Antioxidant, Anti-Inflammatory and Neuroprotective Effects. Romay, C. et al. Bentham Science Publishers, 2003.

(8) Digestion, absorption, and cancer preventative activity of dietary chlorophyll derivatives. Mario G. Ferruzzi. Elsevier, 2006.

(9) The effects of Spirulina on anemia and immune function in senior citizens. Selmi et al. Nature, 2011.

(10) Enzimas que participan como barreras fisiológicas para eliminar los radicales libres: I. Superóxido dismutasas. Dra. Bárbara García Triana. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. 1995

 

 

 

 

Tenemos buenas noticias para los amantes del yogur casero… ¿Sabías que la espirulina artesanal puede ayudar a la fermentación y además aumentar la calidad nutricional de tu yogur? Con su ayuda conseguirás unir los beneficios de tu yogur con los “superpoderes” de uno de los superalimentos más consumidos del mundo.

Seguro que ya sabías que la espirulina artesanal funciona como un excelente prebiótico, refuerza el sistema inmune y contiene insuperables cualidades nutricionales (por eso se la considera uno superalimento). Pues bien, parece que no somos los únicos que hemos tenido la brillante idea de añadir espirulina al yogur durante su fermentación: un estudio liderado por un grupo de científicos de la India (1), publicado en 2017 , confirma un sorprendente (o no tan sorprendente) hallazgo:

Se les ocurrió estudiar el efecto de la espirulina sobre el proceso de fabricación del yogur para ver si era posible encontrar la receta de un “superyogur” y ayudar a paliar la desnutrición infantil que sufren ciertas partes del país . Lo que hicieron fue añadir  espirulina en la leche durante su proceso de fermentación a diferentes concentraciones (0.25, 0.5, 0.75 y 1% de microalga) para saber cual era la cantidad mínima que surtía efecto.

Mejora la fermentación

Estudiaron el efecto en su fermentación, textura y características organolépticas (olor, sabor, color…). Los resultados mostraron que sólo con añadir 0.25% de espirulina (para medio litro de leche, serían 1,25 g de espirulina en hebras) era suficiente para acelerar el proceso de fermentación, acortando los tiempos de finalización del yogur y que, además, se conservaban tanto la textura como el sabor y el olor típicos de la fermentación acido láctica. Este experimento también demostró que la espirulina funcionaba como un conservante natural, aumentando su duración hasta los 28 días. Esto quedó corroborado, además por otro estudio paralelo (2) para fermentos de L. bulgaricus.

El yogur adquiere un bonito color verde-azulado

El color verde azulado que tomó el yogur, no varió durante este periodo de conservación y creen que fue debido al elevado contenido en pigmentos de la espirulina y su conocida capacidad antioxidante.

Además, da un aspecto divertido y un toque de color a tus recetas y tus postres de yogur casero.

 

Así que or si pensabas que habías tenido una idea descabellada: queda científicamente demostrado que la espirulina es el ingrediente natural ideal para que tu yogur casero sea aún más nutritivo y gane un extra de color y sabor.

De hecho, de esta forma conseguirás que tu yogur contenga mucha más proteína, vitaminas, omegas 3 y 6 y fibra que un yogur normal y unirás los beneficios para la salud del yogur y la espirulina. No se puede pedir más.

Yogurtera

Beneficios de añadir espirulina al yogur:

  • La espirulina funciona como un prebiótico, potenciando el efecto beneficioso de los lactobacillus del yogur en nuestro cuerpo.
  • Añadir como mínimo un 0.25% de espirulina artesanal favorece y acelera la fermentación del yogur sin alterar las propiedades organolépticas del producto final. Aunque puedes añadir tanta como quieras.
  • Se comprobó que aumentaba el tiempo de conservación del yogur Así no tenderás que añadir conservantes o tirar el yogur que se te pone “malo”.
  • La espirulina puede usarse como un ingrediente natural de tu yogur casero para aumentar la calidad nutricional y mejorar el sistema inmune.

¡Pero cuidado con la espirulina industrial! aparte de que su olor y sabor alterarán las propiedades organolépticas de tu yogur, al estar quemada, no se asegura que vaya a tener realmente ese efecto prebiótico y medicinal que encontramos en la espirulina secada a bajas temperaturas, así que asegúrate de utilizar siempre espirulina artesanal en tu receta de yogur casero.

No importa el tipo de yogur que hagas, ya sea con leche de origen animal o vegetal, porque lo que hace la espirulina es ayudar que los valiosos fermentos acidolácticos (normalmente del género Lactobacillus y Streptococcus) transformen más felizmente los azúcares (su comida) en ácido láctico. Y luego, en tu intestino, tendrán la fibra suficiente para crecer y protegerte. En la leche animal, el azúcar que utilizan mayoritariamente es la lactosa pero con las leches vegetales a veces es conveniente añadir un poquito de azúcar de caña para ayudar a la fermentación, aunque depende del caso. Hay quien desaconseja añadir miel durante la fermentación porque aseguran que “mata” el fermento, así que, por si acaso, reservad la miel para coméroslo una vez esté listo.

     

ñam ñam ñam

      ¡Bon appetit! 

 

 


(1): Effect of Spirulina platensis fortification on physicochemical, textural, antioxidant and sensory properties of yogurt during fermentation and storage. M. Barkallah, et al. Elsevier, 2017. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0023643817303961

(2): Influence of Spirulina platensis biomass on microbiological viability in traditional and probiotic yogurts during refrigerated storage. A.S. Akalin et al. Italian Journal of Food Science, 2009. http://www.chiriotti.it/pdf/ijfs/IJFS213.pdf#page=106

 

Últimamente se habla mucho de reforzar el sistema inmune pero pocas veces se explica cómo un alimento puede ayudarnos a hacerlo. El sistema inmune es uno de los sistema más complejos de nuestro cuerpo, presente en todos los seres vivos multicelulares, tiene la misión de identificar el peligro y protegernos de él. Está formado por células, tejidos y órganos repartidos por todo el cuerpo que se encargan de identificar, dar la voz de alarma y actuar en consecuencia cuando detectan que existe una amenaza. Y también deben discernir qué bacterias son “beneficiosas”, como la flora intestinal para no atacarlas. Estos tres pasos, parecen sencillos pero operan gracias a un preciso mecanismo, siguiendo unas normas estrictas para que todo encaje en un asombroso equilibrio.

De hecho no es una tarea fácil y puede haber errores. A pesar de las estrategias del propio cuerpo para corregirlos, son muchos los factores que pueden alterar este delicado equilibrio. Desde el estrés (no solo por nuestra ajetreada forma de vida, sino también el estrés emocional), hasta productos químicos (contaminación, agroquímicos).

Cuanto más logramos desentrañar  su funcionamiento, más nos damos cuenta que se interrelaciona con todas las células del cuerpo y con el ser en su totalidad, por lo que está relacionado con casi cualquier patología, ya sea por déficit, por exceso, o por disfuncionalidad (funciona de forma incorrecta).

Las consecuencias de un sistema inmune deficiente

Las enfermedades autoinmunes, por ejemplo, son un ejemplo claro de esta disfuncionalidad y comienzan cuando nuestro mecanismo de defensa reconoce nuestras propias células como si fueran extrañas y las ataca. Pero otras condiciones, como las alergias, también son fruto de un sistema inmune en desequilibrio. En el caso de la alergia, lo que ocurre es que se genera una respuesta desmesurada ante algo que no es un ataque;  ante algo que, aunque sea un “cuerpo extraño”, como el polen o el gluten, no es un patógeno (bichito que produce enfermedades) o una amenaza en sí mismo, entonces es nuestra propia respuesta de ataque (liberación de histamina y citoquinas entre otras muchas acciones) la que se convierte en el problema, generando rinitis alérgica, urticaria, enrojecimiento ocular…

Hay muchos estudios que relacionan el cáncer con un sistema inmune deficiente e incluso con el sistema nervioso central (1). También es el responsable de muchos procesos inflamatorios (2), que son responsables de artritis, inflamaciones intestinales, migrañas… Un sistema inmune que funciona correctamente debería identificar las células tumorales y destruirlas, como de hecho ocurre con bastante

frecuencia. Aunque el problema es mucho más complejo.

Por eso cuando se habla de reforzar el sistema inmune no significa que se tengan que aumentar su agresividad, sino que se tiene que reforzar su función para que trabaje de la forma correcta, modulándose acorde a la amenaza y teniendo bien claro qué células o moléculas hay que atacar y cuáles hay que proteger: un sistema inmune sano, equilibrado.

¿Y cómo puede ayudar la espirulina artesanal a reforzar tu sistema inmune?

Antes que nada: este post no pretende sustituir la espirulina por ningún medicamento y no estamos aconsejando dejar de seguir una prescripción médica, todo lo contrario. Como verás ahora, la espirulina, consumida a diario es la aliada perfecta para muchas dolencias y ha probado tener efecto positivo en muchísimas enfermedades.

La espirulina  es uno de los microorganismos más estudiados y cuenta con numerosas publicaciones, muchas de ellas impulsadas desde los años 60, cuando comenzó su cultivo industrial ligado a la era aeroespacial. Desde entonces se han encontrado en ella varios compuestos que la hacen única y cada vez se descubren nuevas aplicaciones y propiedades. Muchos de los estudios están realizados en Estados Unidos, desde la época de la NASA, pero los más recientes son de China o India, ya que son los países que más producen y exportan espirulina, aunque de manera industrial.

Cabe recalcar que, pese a que la espirulina per se tenga todas estas propiedades, muchas de ellas, por no decir prácticamente todas, se pierden sl secarse a altas temperaturas (como ocurre con la espirulina industrial). Sus valiosas enzimas y pigmentos se estropean con el calor tan intenso y rápido, peridendo su funcinalidad y sus propiedades medicinales. Si quieres saber más sobre cómo afecta el proceso de secado a la espirulina pincha aquí.

Estas son algunas de las formas en las que consumir espirulina ayuda a tu sistema inmune:

 

Poder antioxidante

Pero vayamos al grano, según un reciente estudio (3) realizado por científicos chinos, “El estrés oxidativo y la inmunidad disfuncional es la causante de múltiples enfermedades en humanos, incluyendo arterioesclerosis, hipertrofia cardíaca, fallo cardíaco o hipertensión.

Los frutos del bosque también son excelentes antioxidantes

Por tanto, las propiedades antioxidantes, inmunomoduladoras y antiinflamatorias de este micoralga juegan un rol muy importante para la salud”. “La espirulina activa las enzimas antioxidantes de las células del cuerpo, inhibe el daño del ADN y la peroxidación de lípidos, secuestra radicales libres y aumenta la actividad de la enzima superóxido dismutasa y de la catalasa. Esto estimula la producción de anticuerpos y regula (al alza o a la baja) la producción celular de citoquinas, induciendo una respuesta inmunomodulada y antiinflamatoria”. ”El mecanismo molecular por el cual la espirulina lleva a cabo estas actividades aún no está claro, pero se sabe de la ficocianina y el beta-caroteno son muy importantes”.

Otro ejemplo sería su efecto beneficioso en la cirrosis hepática (enfermedad degenerativa del hígado), evitando la proliferación de las HSC (células hepáticas estrelladas) con una actividad cinco veces superior al de la microalga chlorella (4).

 

Resistencia frente a infecciones víricas

Otro estudio (5) de la Scholars Journal of Applied Medical Sciences (SJAMS), afirma que “… la espirulina ayuda a construir inmunidad y mejora la resistencia a la infecciones virales. La espirulina puede potenciar componentes de la mucosa y del sistema inmune y activa las células del sistema inmune innato”. “En humanos, mamíferos, aves y peces, la espirulina aumenta la resistencia a infecciones, la capacidad de hematopoyesis y la estimulación de la producción de anticuerpos y citoquinas con resultados positivos basados en el aumento a la resistencia. La espirulina también parece activar los macrófagos, las células T y B (6). Los sulfolípidos derivados de la espirulina, también se han probado efectivos contra el VIH (SIDA)”.

Virus

El extracto de biomasa de espirulina ha probado ser efectiva contra el virus del herpes, citomegalovirus, virus de la gripe, etc. El extracto también ha mostrado capacidad para inhibir procesos carcinogénicos (7). El consumo de espirulina está relacionado con el aumento de los niveles celulares de Natural Killers (NK), interferón gamma y otras interleuquinas (8).

El complejo Calcio Spirulan (Ca-SP) también está relacionado con resistencias a varios tipos de virus, como el del herpes labial o HSV-1. En un estudio realizado en 2016 muestra como el Ca-SP inhibía la infección por HSV-1 in vitro con una potencia comparable al acyclovir (la droga más utilizada para tratar el herpes labial), bloqueando la capacidad de adhesión y penetración en las células hospedadoras. El Ca-SP también inhibe la entrada del sarcoma de Kaposi asociado al herpes. Se preparó también una crema con extracto de espirulina y se comprobó que su efecto ante el herpes labial era superior a la crema de acyclovir (9).

 

Antitumoral

La espirulina es un excelente complemento para la terapia anti tumoral o anti cáncer que se esté llevando (ver antes contraindicaciones) y puede ayudar, no solo con los síntomas y la recuperación, sino también para paliar la propia actividad tumoral.  Además de su efecto de refuerzo del sistema inmune en general, ciertos compuestos presentes en la espirulina han resultado ser efectivos para frenar la actividad tumoral, principalmente la ficocianina, el betacaroteno y los PSP (Poliscaráridos de Spirulina Platensis), aunque aún queda mucho por investigar.

La ficocianina parece tener, a parte de un efecto antioxidante, un efecto inhibidor tumoral (10) al regular la expresión del gen CD59 (para el marcador CD59) y consigue reducir la multiplicación de las células HeLa (esto es equiparable a decir que puede reducir la proliferación de células cancerosas).

Estudios con la parte acuosa de la espirulina (en la que están los polisacáridos) muestran una inhibición en la línea celular de células cancerosas del tubo digestivo y en ciertos linfomas (11).

Los resultados son esperanzadores, pero no significa que sea la única solución o que haya que sustituir la espirulina por medicación antitumoral. Eso sí, al incluirla en tu dieta tienes un plus excelente para evitar recaídas y potenciar el efecto de tu terapia.

 

Antialérgico natural

En el caso de las alergias, el sistema inmune reacciona ante algo que, si bien es cierto que es un “cuerpo extraño” que ha entrado en nuestro cuerpo (como el polen o el gluten), no es un patógeno (bichito que produce enfermedades) o una amenaza en sí mismo, entonces es nuestra propia respuesta de ataque (liberación de histamina y citoquinas entre otras muchas acciones) la que se convierte en el problema, generando rinitis alérgica, urticaria, enrojecimiento ocular… Pero si la reacción es muy exagerada, puede llevar a un shock anafiláctico con fatales consecuencias.

La alergia al polen es cada vez más común

La espirulina resulta muy efectiva para tratar las alergias, en especial la rinitis alérgica. Aunque para explicarlo como se merece, deberías leerte el post dedicado especialmente a la alergia, no podía dejar de mencionarlo.

Se ha visto un efecto significativo en la inhibición de la liberación de histamina por parte de los mastocitos (un tipo de célula inmune) durante la respuesta alérgica inflamatoria. Esto se traduce en una mejora de la rinitis alérgica y los síntomas alérgicos leves.

“La ingesta de espirulina contribuye a la preservación del epitelio intestinal, que actúa como la primera barrera mucosa frente a infecciones” (10). Con lo cual, cuanto menos histamina generemos, menores serán los desagradables síntomas alérgicos, como el moqueo, la urticaria, los estornudos y el cansancio generalizado. La histamina, entre otras muchas cosas, es un vasodilatador, por eso la congestión de la mucosa nasal y el cansancio (la vasodilatación hace que baje la presión sanguínea) son unos de los síntomas típicos.

Además reduce la inflamación típica de los procesos alérgicos: “la espirulina ha demostrado tener un efecto protector contra la alergia o fiebre del heno (11). En pacientes con rinitis alérgica, se llevó a cabo un estudio con doble ciego y placebo que mostraba una marcada reducción en la secreción de la interleuquina IL-4 proinflamatoria (12)”.

 

Esto es solo una pequeña recopilación de algunos de los efectos de la espirulina en el sistema inmune, pero si quieres explorar por tu cuenta métete en Google Scholar y busca artículos, ¡hay una infinidad! Lee también las contraindicaciones de la espirulina, son pocas, pero hay algunas. Verifica siempre la información que lees y, si quieres, compártela después, no antes 😉

 


(1): Inmunología, estrés, depresión y cáncer. Rafael Sirera et al. Revista de Psicooncología. 2006.

(2): Defects in mucosal immunity leading to Crohn’s disease. GM Cobrin, et al., Inmunological Reviews. 2005.

(3): The antioxidant, immunomodulatory, and anti-inflammatory activities of Spirulina: an overview. Qinghua Wu et al., 2016. Springer Links.

(4): Antioxidant and antiproliferative activities of Spirulina and Chlorella water extracts. Li-chen Wu et al. J. Agric. Food Chem. 2005.

(5): Spirulina-The Nature’s Wonder: A Review. A. Mohan et al. Scholars Journal of Applied Medical Sciences. 2014.

(6): Regression of experimental hamster cancer by beta carotene and algae extracts. Schwartz J, Shklar G; Journal Oral Maxillofac Surg., 1987.

(7): Biological activity of Spirulina.Zh Mikrobiol Epidemiol Immunobiol. LP Blinkova, OB Gorobets, AP Baturo, 2001.

(8): Activation of the human innate immune system by Spirulina: augmentation of interferon production and NK cytotoxicity by oral administration of hot water extract of Spirulina platensis. T. Hirahashi, M. Matsumoto, K. Hazeki et al; Internat Immunopharmacol. 2002.

(9): Calcium spirulan derived from Spirulina platensis inhibits herpes simplex virus 1 attachment to human keratinocytes and protects against herpes labialis. Julia Mader, Antonio Gallo et al. Journal of Allergy and Clinical Immunology. Elsevier. 2016.

(10): Effects of CD59 on antitumoral activities of phycocyanin from Spirulina platensis. Li Bing. Biomedicine & Pharmacotherapy.

(11): The Effect of Ultrasonificated Extracts of Spirulina maxima on the Anticancer Activity. Sung-Ho Oh. Marine Biotechnology, 2010.

(10): Tumor necrosis factor in experimental cancer regression with alphatocopherol, beta-carotene, canthaxanthin and algae extract. G Shklar, J Schwartz.  European Journal Cancer Clin Oncol., 1988.

(11): Nutrition Rehabilitation of HIV-Infected and HIV-Negative Undernourished Children Utilizing Spirulina. J. Simpore et al. Annal Nut Metabolism. 2005.

(12): The effects of spirulina on allergic rhinitis. C. Cingi et al. 2008.